Una de las delicias de nuestra tierra es poder disfrutar de una gastronomía variada y mediterránea. Por supuesto, el pan ocupa una parte importante, ya que es uno de los productos que consumimos cada día. Poder disfrutar de un pan artesano tradicional es una suerte que tenemos. Pero, como suele suceder con todo, la producción en serie ha provocado que este sustento básico también se haya convertido en un producto industrial.

Sin embargo, el secreto de muchos de nuestros alimentos es la manera tradicional de elaborarlos, y el pan no es una excepción. Por ello, hay algunos indicativos para darnos cuenta de la calidad del mismo, porque uno de buena calidad ha de disfrutarse con los cinco sentidos.

Cada pan es único

Un auténtico pan artesano es único, como una obra de artesanía. En cualquier panadería que disponga de obrador es fácil saber qué cualidades tiene una barra para considerarse artesana. Con una buena masa madre y un horno tradicional conseguiremos un pan riquísimo. Como veremos, es algo que se puede percibir con los cinco sentidos.

pizza-kitchen-recipe-rolling-pin-9510

Vista

Debe estar hecho a mano, lo que provoca que cada pieza tenga pequeñas irregularidades y diferencias. Tendrán el mismo sabor y la misma textura, pero con formas variadas y únicas, ya que no se elabora en masa, sino de forma individual. Además, la corteza suele presentar un color pardo.

Oído

Precisamente una de las cosas que más gusta a los más paneros es la corteza. Y es que la sensación de crujir del pan es única. Además, es algo más gruesa que la corteza industrial, lo que, además de consistencia y sabor, hace que el pan sea más duradero.

Tacto

En cuanto al tacto, hay algunos detalles importantes. Por ejemplo, una base lisa indica que se ha cocido en un horno de piedra. Si, por el contrario, tiene marcas, puede ser debido a la rejilla de hornos con ventilación. También una miga irregular con agujeros es un indicativo. Por último, el tamaño sí importa, o más bien el peso, un buen pan, tiene que pesar.

Olfato

Seguramente has escuchado alguna vez que el pan no huele, pero no es cierto. Un buen pan debe tener olor. Esto se produce cuando ha reposado el tiempo que debe. Además, el rico y delicioso olor te abrirá el apetito.

Gusto

Por supuesto, el sabor es lo más nos hace querer piezas artesanas. Ese sabor a pan recién hecho que tantos refranes y vinos ha acompañado. Porque el sabor del buen pan es inigualable.

En Zaragoza tenemos gusto por el buen pan y, gracias a nuestra experiencia, sabemos cómo hacer las mejores piezas con mimo y cuidando hasta el más mínimo detalle, para que puedas saborear la mejor calidad.

Esperamos que este 2020 puedas disfrutar de todos nuestros panes con los 5 sentidos. Si es así, no olvides compartirlo en tus redes sociales y seguirnos en Facebook, Instagram y Pinterest. 

Nos vemos en el próximo post.

Hasta entonces, sed felices y salud para tod@s!