El trabajo, los viajes y el ritmo de vida que llevamos hoy en día es demasiado rápido en ocasiones para detenerse a pensar en lo que compramos y dónde lo compramos. Muchos lo llaman consumo responsable, otros comercio local o de kilómetro cero. Nosotros queremos creer que una forma sostenible de consumir es pensar antes de dónde procede ese producto y cómo ha llegado hasta el comercio. 

Es cierto que en las grandes franquicias o supermercados se pueden encontrar artículos más económicos que en tiendas de comercio local. Pero, ¿a qué precio? En Panadería Simón siempre nos hemos esforzado por mantener el espíritu de una Panadería de barrio en todos los aspectos. Desde el origen de nuestros productos hasta su elaboración y trato con el cliente.

bazaar-bottles-business-ceramic-15964

Por eso en este post, te damos 6 argumentos para comprar productos en comercios locales.

1- Apoyas la economía local: el pequeño negocio o comerciante posiblemente viva de lo que vende cada día a sus vecinos. Comprándole a él, estás apoyando la economía local y haciendo que tu barrio o localidad sea más próspera.

2- Favoreces el saber hacer: muchos oficios pasan de generación en generación y cada vez van perfeccionándose más. Cuando compras en comercios locales estás favoreciendo que los oficios se mantengan y sigan pasando de abuelos a nietos.

3- Eres más sostenible: al comprar productos de cercanía estás reduciendo la huella de carbono en el planeta. Importar productos de fuera supone un transporte y por tanto aumenta la contaminación en el medio ambiente.

4- Mayor confianza: otro de los puntos valiosos del comercio local es la confianza que te ofrecen no sólo en la calidad de sus productos sino también en el trato. Seguro que en una gran superficie no te asesoran tan bien antes de comprar el pan, la fruta o verdura como en tu tienda de confianza.

5- Mayor variedad: ¿os imagináis que todo fueran franquicias o grandes superficies? Habría mucha menos variedad y surtido porque en todos los locales se vendería prácticamente lo mismo. El comercio local impulsa la variedad de género que se ofrece. Y es que al tener propietarios distintos, no hay dos tiendas iguales.

6- Sello de autenticidad: aunque este sello no existe, los que compramos en el pequeño comercio sabemos a lo que se refiere. Y es que lo que ves es lo que hay. Sin trampa ni cartón. Nos encanta el valor de lo auténtico. Saber de dónde procede lo que compras, quién lo ha manipulado o de qué material está hecho, es el mejor sello de autenticidad que podemos obtener.

En Panadería Simón siempre hemos apoyado al comercio local porque es nuestra razón de ser y nuestra forma de entender el negocio. Nos encanta que nuestros clientes vengan a las panaderías y nos consulten sus dudas o nos hagan llegar sus felicitaciones y puntos de mejora. Es la forma que nos ha hecho crecer y seguir creyendo en lo que hacemos desde 1962.

Esperamos que este post haya sido útil e interesante. Si es así, no olvides compartirlo en tus redes y seguirnos en facebook, instagram y pinterest.

Nos vemos en el próximo post.

Hasta entonces, sed felices y salud para tod@s!