3 Trucos para distinguir un pan de calidad

Sí, el pan está de moda. Cursos para elaborar pan, catas de pan, maridaje con distintos tipos de pan, pasión por lo artesano, ecológico y muchos atributos que hacen que un alimento tan básico como el pan se esté incluso llegando a convertir en un bocado gourmet.

En nuestras panaderías nos encanta innovar con ingredientes, sabores y texturas, pero siempre manteniendo el origen con el que llevamos haciendo pan desde 1962 y que nos ha llevado hasta donde estamos hoy. Y es que al fin y al cabo, el pan es uno de los alimentos más básicos de nuestra dieta, ya que sólo requiere agua, harina y sal, pero a pesar de ello sigue siendo difícil encontrar un pan de calidad. ¿Sabrías reconocerlo?

pico

Aquí te dejamos unos trucos para saber distinguir un pan de calidad:

1- El secreto está en la harina

Aunque como hemos dicho antes el pan está compuesto por tres ingredientes principales que son agua, harina y sal, no todas las harinas son iguales. Una harina de calidad será la clave para formar un buen pan. En Panadería Simón trabajamos con harineras locales que nos ofrecen un producto natural sin aditivos. Directamente de los campos de trigo a nuestro obrador.

2- Con las manos en la masa

Un buen amasado dejando reposar la masa para que se oxigenen los ácidos, es fundamental para mantener la calidad del pan. Después, no podemos olvidarnos de la cocción en horno de piedra con métodos tradicionales. El tiempo adecuado a la temperatura idónea. Esto hará que el pan salga con la corteza en su punto de crujiente manteniendo la miga hueca y esponjosa…

3- Usa todos los sentidos

Si después de ver el aspecto y escuchar crujir el pan tienes dudas… Sólo te queda partirlo, oler y probar. La textura debe ser compacta por fuera y hueco y esponjoso por dentro. El aroma de un pan de calidad recién hecho es inconfundible. Huele a horno de piedra. Nada de mantequilla o bollería. Y por último y aquí sí que no puedes fallar… Te queda probarlo. Híncale el diente a ese “cuscurro” que tanto te gusta y siente si de verdad está para terminarte la barra. Si es gomoso, está demasiado duro o insípido… querido amig@, vas a tener que cambiar de panadería.

Si aún no has probado nuestros panes, te invitamos a que pases por cualquiera de nuestras panaderías y sientas el olor del que te hablamos. Después pruébalos y cuéntanos qué te ha parecido. Así entenderás por qué llevamos desde 1962 recuperando el sabor del pan.

 

Hasta entonces, sed felices y salud para tod@s!