MARIDAJE CON PAN

Todos sabemos que el pan es un elemento clave de nuestra dieta mediterránea desde hace siglos. Su composición a partir de cereales aporta a nuestra dieta energía y nutrientes saludables. Aunque no todos los panes son iguales. Los ingredientes deben ser naturales, sin conservantes ni aditivos y cumpliendo una serie de condiciones higiénicas en su elaboración antes de ser vendido al consumidor.

Una vez cumplidos estos requisitos y poniendo una gran variedad de panes a la venta, muchos nos hacéis cada día preguntas muy interesantes en nuestras panaderías. ¿Qué pan me recomienda para desayunar? ¿Cuál es mejor para un aperitivo de quesos? ¿Y para acompañar con un guiso de carne? Pues bien, aunque no existe una teoría que diga con qué comida hay que maridar cada pan, sí que por experiencia nos atrevemos a recomendar algunos panes que maridan muy bien con según qué comidas. Vamos allá.

UN PAN PARA CADA DÍA: DESAYUNOS

El desayuno es la comida más importante del día, o eso dicen. Hay quien acostumbra a desayunar salado y otros prefieren el dulce. Para ambos es recomendable un pan de hogaza o de molde natural, si puede ser con cereales, ya que son una rica fuente de fibra y minerales, ideal para el tránsito intestinal. Nuestro pan de centeno, de chía o el integral con cereales son una apuesta ganadora. Tuéstalo, añádele un chorrico de aceite de oliva y empieza el día con energía.

UN PAN PARA CADA DÍA: ALMUERZO Y APERITIVO

Dependiendo de lo que le añadas, el queso es muy buen compañero de los frutos secos. Por lo que un pan de nueces y pasas le dará un toque irresistible a tu tostada o bocadillo. Si lo tuyo son los ibéricos, entonces un pan de chusco untado en tomate natural y aceite de oliva, hará que disfrutes de cada bocado.

UN PAN PARA CADA DÍA: COMIDAS

Pescado, carne, verduras, legumbres… La comida de cada día es muy variada en cada casa. Un pan clásico y que puede combinar fenomenal con cualquier plato es la barrica con masa madre y tueste natural. Pero si eres de los que les encanta rebañar hasta dejar el plato limpio, el pan de tobo es ideal por su textura blanda y su sabor a mantequilla. Si vas a comer carne o cordero asado, apuesta por un pan de corteza crujiente y miga esponjosa. El Rosco de Mayé, el Chusco Integral o el pan natural serán buenos aliados para absorber esa grasa y evitar la acidez. Y si toca comer verdura, evita las flatulencias con un pan de espelta o integral. Favorece la digestión y tendrás sensación más ligera.

UN PAN PARA CADA DÍA: MERIENDAS

Las meriendas no serían meriendas sin un buen bocata. Para ello qué mejor que un pan con miga y crujientico. El Camp Remy, el pan de trigo duro o la barrica siguen siendo las estrellas para los bocadillos. El relleno ya lo eliges tú. Y si eres de los que se le olvida preparar la merienda… en nuestras panaderías también tenemos bocadillos preparados, ¡¡podemos sacarte de más de un apuro!! Y si eres de dulce tenemos muchas posibilidades, pero eso será en otro post.

UN PAN PARA CADA DÍA: CENAS

Las cenas suelen ser la comida más ligera del día, aunque hay que hacer excepciones de vez en cuando. Si presumes de hacer buenas hamburguesas, tenemos el pan de hamburguesa perfecto para ti. Blandito pero con personalidad y al punto de sal. Si eres más de Sandwich, prueba nuestro pan de molde natural. Y si te gusta preparar tostadas diferentes, con patés, ahumados o mermeladas, el pan de cinta respeta el sabor de lo que añadas y tiene una textura muy agradable.

Hasta aquí nuestro post de hoy, donde está claro que no sólo hay un pan para cada día, sino también para cada comida. Esperamos que os sirva y podáis ir probando y comentándonos los resultados. Nos vemos en el próximo post.

 

Hasta entonces, sed felices y salud para tod@s!