HAZ QUE TU PAN DURE MÁS TIEMPO

 

bread-food-fresh-263168

 

Verano, ola de calor, vacaciones en la playa, todos estos factores son causantes de que nuestro pan se estropee antes. Tanto para los que estáis pasando calor cerca de la costa estos días, como para los que habéis ido a refrescaros a la montaña, habréis notado que el pan en ambientes muy húmedos o fríos se deteriora más rápido. En la playa se pone chicloso y en la montaña se endurece, ¿no? Pues en este post vamos a daros unos consejillos para que vuestros panes duren más tiempo en buenas condiciones. Allá vamos:

 

Elige el tipo de pan más adecuado

 

Sí, sabemos que no en todos los sitios es fácil encontrar muchas variedades de pan, pero si puedes elegir, céntrate en panes estilo hogaza, de cinta o corteza gruesa. Estas tienen la miga más compacta y conservan la humedad en el almidón durante más tiempo. Además, si eres curioso o curiosa, pregunta en tu panadería de pueblo cómo lo elaboran. Cuanto más natural sea y menos aditivos lleve, más tiempo durará en tu casa… si es que no te lo comes antes.

 

El tamaño importa

 

Está claro que si somos una familia numerosa el pan bueno dura poco tiempo. Pero si pasas las vacaciones en pareja o en vuestra casa no sois de grandes cantidades, trata de encontrar el tamaño más adecuado para que dure fresco al menos un par de días. En muchos sitios de veraneo hacen medias barras o cortan el pan en tostadas… Puede ser tu mejor opción.

 

Adiós al plástico

 

Si ya lo comentábamos en un post anterior, volvemos a repetirlo en este. Hay que olvidarse de las bolsas de plástico para siempre. No sólo por razones medioambientales, que también, si no porque no ayudan en absoluto a la conservación del pan. La bolsa de plástico va a arruinar tu comida en lo que dura el trayecto de la panadería a tu casa. Hazte con una bolsa de tela allí donde estés y sácalo nada más llegar a tu casa para que se airee, y más aún si está recién salido del horno.

 

En tu casa, mímalo

 

El pan es un alimento vivo, así que trátalo bien. Ponlo en un lugar seco y fresco lejos de los rayos de sol fulminantes en verano. Si puedes envuélvelo con un paño de tela y evitarás que la miga se seque manteniendo la corteza durita. Si al final del día sobra pan, puedes ponerle ingenio y convertirlo en tostadas para el desayuno del día siguiente, picatostes para el gazpacho, hacer pan rayado para empanar, o incluso si ha sobrado mucho, congelarlo para una emergencia.

 

Congelador

 

Aunque estos días el que se metería en el congelador eres tú, guarda un poco de sitio para la barra de pan que ha sobrado. Ya sabes que en el congelador se guardan otros alimentos, así que por favor, envuélvelo en papel film para que el día que vayas a descongelarlo no sepa a merluza a la romana. Es importante que lo descongeles con tiempo, sé previsor. Nada de meterlo al microondas 10 minutos y arreglado, ¡por dios!

 

Y esto ha sido todo en nuestro post de hoy. Si te has quedado con más dudas sobre cómo conservar el pan en verano, o tienes otras que quieras preguntarnos, no dudes en escribirnos y trataremos de darles respuesta en nuestro consultorio. Nos vemos en el próximo post de “Haciendo buenas migas”