DIFERENCIA ENTRE EL PAN INTEGRAL Y EL PAN BLANCO

 

Como ya os contamos en nuestras redes, hemos dedicado un espacio en nuestro blog al que hemos llamado Consultorio, para resolver las dudas que tengáis acerca del pan, la repostería, pastelería o cualquier otro tema que nosotros podamos abordar.

Esta semana hemos tenido bastantes cuestiones que prometemos iros contestando una a una, pero de momento nos hemos quedado con esta consulta de Eva que podéis leer a continuación.

baked-baker-ball-shaped-745988

Hola, ¿podríais explicar exactamente cuál es la diferencia entre el pan integral y el pan normal? ¿Es uno más sano que otro? ¿Cómo sé si de verdad es integral o no?

 

Hola Eva, gracias por escribirnos y estrenar nuestro primer artículo de El Consultorio. Esta cuestión es muy común y muchas veces nos la preguntan en nuestras panaderías. Y es que aunque a simple vista ya se aprecian diferencias, lo que de verdad distingue el pan blanco del pan integral es que el segundo está elaborado a partir de harinas sin refinar, es decir, conservando el grano entero o salvado del trigo, aportándole mayor cantidad de fibra, minerales y vitaminas del grupo B.

 

¿Esto significa que el pan blanco es menos sano?

 

En absoluto. Que un pan sea más o menos sano no va a depender de si es integral o blanco, sino de la calidad de sus ingredientes. Un pan artesano, elaborado con ingredientes naturales y sin aditivos es una fuente de nutrientes saludables y la base de una alimentación equilibrada.

También suele decirse que el pan integral ayuda a no engordar. Sentimos deciros que tampoco es cierto. Lo que ocurre es que al tener mayor contenido en fibra, puede producirnos mayor sensación de saciedad y por lo tanto comer en menor cantidad.

 

¿Cómo saber si es integral o no?

 

Aunque en otros países europeos sí que existen leyes sobre la elaboración del pan, en España todavía no hay una regulación que nos permita saber con exactitud si un pan es integral 100% o no. Pero tenemos constancia de que esto va a cambiar en los próximos meses, obligando a especificar el porcentaje real de harina integral que se ha utilizado en su elaboración. Esto es muy positivo, ya que por fin sabremos con transparencia lo que consumimos. Hasta entonces, lo mejor que puedes hacer es comprar el pan en tu panadería de confianza, donde puedas preguntar con naturalidad la composición del pan, sus procesos de elaboración, o cualquier otra inquietud.

Esperamos haberte respondido a lo que nos preguntabas Eva. De todas maneras, si te quedas con alguna duda más específica siempre puedes encontrarnos en nuestras tiendas para atenderte en persona.

 

Muchas gracias por leernos, salud para tod@s y ¡hasta el próximo post!